Crónica VTG 2018

Hace tiempo que quería escribir una entrada un poco más larga y personal. Y esta ha sido la elegida.

Esta carrera, tiene para mi un valor especial, es la primera 1/2 de montaña que corrí, allá por el año 2011 y siempre se celebra el mismo día, el 9 d’Octubre, no tenéis excusa para el año que viene.

Está relativamente cerca, y las vistas de toda la comarca de L’Horta Nord son espectaculares, desde les Penyes de Guaita, con la visión del Monte Picayo, en primer plano y el Mediterráneo al fondo.

Es una carrera, con un buen desnivel +1275, la de iniciación, tampoco está mal 11K+525, y lo que destaca sobremanera es la excelente organización y el cuidado que brindan a l@s corredor@s.

A lo que vamos.

Me levanto “trempranito”, para no llegar tarde, es una mañana fría y húmeda, para lo que estamos acostumbrados aquí, 12 grados y amenaza de lluvia toda la mañana, aunque la lluvia nos respeta durante toda la mañana.

Llego con tiempo de sobra, para recoger la bolsa del corredor y darme una vuelta por la plaza del pueblo, antes de que amanezca.

De camino a la linea de salida, me encuentro con Paco, grata sorpresa, ya no soy el único loco del Club.

A las 8:30h. “O’Clock”, como manda en las carreras bien organizadas, salimos: 11K. comienza hacia abajo, como no podía ser de otra manera, 21K hacia arriba, y no pararemos de subir hasta el Km 5. La temperatura acompaña, 20 de máxima y estará nublado el resto de la carrera.

En cuanto dejamos el asfalto, nos encontramos con el 1er y único tapón de la carrera, grata sorpresa, delante mio, me encuentro a Emilio Saez Soro, para el que no lo conozca, aquí va un ENLACE. Por problemas técnicos, lo adelanto en el Km 6 (y no es por las piedras, se le desmonta el bastón y para a recomponerlo).

A partir de ahí hasta el Km. 10, es la parte que más me gusta de la carrera, bajamos por el “Barranc de le Merles”, paraje frondoso y silencioso (yo, mi, me, conmigo y el bosque) hasta subir el Xocainet (429m). Las sensaciones son muy buenas, las bajadas disfrutándolas, las subidas… pues eso.

Una vez llegamos al Xocainet, comienza el descenso hacia el Monasterio, donde nos espera uno de los avituallamiento, con W.C  incluido, 😉

En el avituallamiento , miro el reloj, llevamos 2h:04min. y hemos hecho 10Km., nos va costar más de  lo previsto. Nos adentramos en la zona de Picnic, siempre hacia arriba, enfilamos por 3a vez una subida en la que no vamos a poder correr. Tras el avituallamiento me siento con energia, comienzo a subir y veo que las piernas responden, aumento cadencia y disminuyo zancada (lo que llamamos hacer un “Paquito”, gracias Poco), sin proponermelo, comienzo a adelantar corredor@s, y así será hasta el final de la carrera.

Llego al “Coll del Pic del Aguila”, me siento euforico, no paro en el avituallamiento, me queda líquido suficiente, el tiempo acompaña, y confío en la buena organización. Comienza un descenso rápido, muy rápido, para mi, estoy bajando a 4:30 por pista con cantos sueltos, como me la pegue …

Veo como recuperamos minutos, miro hacia atrás y veo que estoy solo, sigo hasta el avituallamiento en el fondo del barranco, antes de afrontar la última subida por el “Cortafuegos”, espero a mi hermano 5 minutos, no lo veo, me estoy enfriando, sigue nublado y amenaza lluvia. Decido seguir solo. Sigo lleno de energía y de nuevo en la subida, esta será la última, adelanto corredor@s sin parar.

Llego a les “Penyes de Guaita” (me pregunto quién será Guaita), las vistas son espectaculares, conforme voy girando hacia la izquierda veo Valnecia, si estuviera claro, apuesto que se vería todo el Golfo. Enfrente tengo las antenas del Monte Picayo, vistas desde arriba, sigo corriendo y ya se ve Almenara al fondo. Ya se quién es “Guaita”, traducido al castellano son las “Peñas de Vigia”, se ve el Mediterráneo en un ángulo de 180 grados, 😉

Miro el perfil, desde aquí a meta me quedan 5 Km de bajada, con alguna pequeña subida, pero nada que ver con lo que llevamos hasta ahora.

Me doy cuenta que empiezo a estar cansado, he pisado un par de cantos con el talón, me tomo un gel, y la glucosa hace efecto, tanto que a lo lejos veo dos corredores e intento alcanzarlos, no lo consigo hasta el avituallamiento, pero otra vez he aumentado el ritmo y arañado minutos al crono.

Ya se ven las urbanizaciones de Gilet, sigo corriendo, parece que se va liar una buena, no me importa y hasta lo agradecería.

Se termina la senda y comienza el asfalto, 1 Km a meta, escucho al speaker: “La lluvia nos va a respetar”.

La gente del pueblo animando, como siempre.

Veo la meta, el crono marca 3h y 8 minutos. Llego en 03:08:40. Mi mejor marca en esta carrera.

Comienza a llover.

Nos vemos en los montes

  • Share post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *